martes, 10 de junio de 2014

Otra historia de semillas

Por desgracia o por suerte, según se mire, vivo a 100 km del lugar donde practico la jardinería. Es decir, soy jardinero de fin de semana. Eso siempre me deja con ganas de más, pero por contra me permite reservar tiempo y energías para hacer otras cosas, como escribir estas líneas. Ser jardinero de fin de semana impone sus limitaciones, muy especialmente en todo lo que rodea al cultivo de semilleros. Heladas traicioneras hasta el mes de junio y manadas de conejos y topillos que practican un deporte de riesgo cuya regla troncal es algo así como "a ver quién putea más a este hombre", desaconsejan que deje mis semilleros a su suerte. Así, la terraza de nuestro piso luce de una guisa de la que diría que miembros de mi familia opinan que no es ni medio normal. De todas formas me deben tener cariño, porque no dicen nada. O como me ven entretenido y sin dar la tabarra les parece una buena inversión, quién sabe. Pero es que yo al cultivo desde semilla le veo tres enormes ventajas: la primera es el ahorro económico. Mirar un montón de libros y páginas de internet, estudiar los catálogos de unos cuantos viveros, elegir tus especies deseadas y soñar con tu jardín es todo uno. Pero medir los metros cuadrados de tu trozo de terreno, calcular el número de plantas necesarias, hacerte una idea del presupuesto necesario y empezar a hiperventilar con un ataque de pánico es todo otro. Ni los miembros más cariñosos de mi familia creo que fuesen indulgentes con el dispendio. Un sobrecito de semillas de dos euros y un saco de tierra es una buena alternativa. La segunda ventaja es que pocas formas hay tan directas de disfrutar de todo el ciclo de la naturaleza como con el milagro de introducir algo tan inerte como una semilla en tierra y ver crecer una planta. De ninguna planta te sentirás tan orgulloso como de aquella que hayas cultivado desde la semilla. Y la tercera es que nos da un entretenimiento magnífico entre semana a los frustrados jardineros de fin de semana. Dicen que el bonsai se originó en China hace dos mil años. Apostaría que fue idea de un jardinero de fin de semana frustrado. Para mi llegar a diario a casa y ver la evolución de mis semilleros es una aventura. Cada nueva planta germinada una alegría. Y cada fracaso... bueno, digamos que lo que hace que me alegre de los éxitos. Porque sembrar también tiene sus desventajas, claro. El sentirte esclavo de una regadera durante meses. El tiempo que puede llevar tener un plantón listo para plantar en el jardín, casi nunca compatible con la impaciencia del jardinero de fin de semana. Y por supuesto las pequeñas decepciones de las semillas inertes que nunca dejan de ser eso, inertes. Sobre el tratamiento de las semillas podríamos escribir líneas y líneas, explicando cosas tan magníficas como la estratificación y la escarificación, esas formas de activar o engañar el reloj biológico de la semillas, pero un resumen sería que hay semillas que parecen saltar al contacto con el agua y otras que ni tratándolas con ácido sulfúrico. Y no es ninguna exageración lo del ácido sulfúrico, hay semillas para las que recomiendan un tratamiento previo con tan encantador producto. En definitiva nunca se sabe qué va a salir o no va a salir. Ni siquiera te puedes fiar de las indicaciones de los distribuidores de semillas. Puedo parecer un poco pesado con esto de la aleatoriedad de la naturaleza, pero es que de verdad que clama al cielo. Un ejemplo. Yo este año he comprado semillas en dos tiendas online: Jelitto y ChilternSeeds. Ambos viveros coinciden en que la germinación de la Stipa gigantea puede tener su dificultad. Para la Digitalis ferruginea en cambio señalan que con humedad y calor está chupado. Se pueden imaginar lo que ha pasado. 100% de germinación en las Stipas y cero absoluto con las Digitalis. En otros casos avisaban bien. Sporobolus heterolepis: These seeds germinate rapidly depending on species and origin. If germination dos not ocurr after 3-4 weeks a colling period of 2-4 weeks is recommended. He aprendido que esto se podría traducir por germinan bien... si ellas quieren. Mis Sporobolus en su mayoría no han querido. Este año también he sembrado semillas de distintas especies de árboles, y como si conociesen que ya no tengo tanto espacio para árboles, han decido que no me convenía que germinasen todos. Da igual el número de semillas sembradas de cada especie, la tasa de acierto es invariable: una única semilla por especie. Un Populus tremuloides, un Acer shirasawanum, un Quercus coccinea... Bueno, me vale, si es cierto que no necesito más. Además en su conjunto mi experiencia este año yo la calificaría de éxito. Podríamos englobarla en las siguientes categorías:
  • Éxito absoluto, esto es, semillas que han germinado como un tiro y ya dispongo de plantas listas para plantar: Echinops bannaticus, Cynara cardunculus, Cynara scolymus, Leucanthemum superbum 'Alaska', Miscanthus sinensis, Stipa gigantea.
  • Camino del éxito o semillas que han germinado en un porcentaje elevado pero las está costando convertirse en plantas a las que pueda echar de casa: Allium sphaerocephalon, Deschampsia flexuosa, Coreopsis palmata, Kalimeris incisa, Muhlenbergia capillaris, Rudbeckia missouriensis, Rudbeckia subtomentosa, Stipa tenuissima
  • Bueno, algo es algo, semillas que han germinado en un porcentaje muy bajo o que se han secado en un porcentaje elevado después de germinar: Andropogon scoparius, Eragrostis spectabilis, Sporobolus heterolepis 
  • Fracaso absoluto, como el que ha sembrado arena: Digitalis ferruginea, Eremurus robustus
Y en fin, una fotos de mis semilleros. A fin de cuentas hasta el jardín más espectacular algún día no fue mucho más que esto, ¿no?
De izquierda a derecha: Rudbeckia missouriensis, Rudbeckia Subtomentosa, Coreopsis palmata, Kalimeris incisa

Primer plano de Coreopsis palmata y Kalimeris incisa

10 Muhlenbergia capillaris y 10 Miscanthus sinensis

Primer plano de Kalimeris incisa

Miscanthus sinensis

Stipa tenuissima

Quercus coccinea. ¿Por qué será que la hoja me parece demasiado redondeada para un coccinea?

Acer shirasawanum. ¿Por qué será que me parece palmatum?

Stipa tenuissima

De izquierda a derecha: Allium sphaerocephalon, Echinops bannaticus 'Blue Glow', Stipa gigantea.Más a la derecha plantas de alcachofa

Leucanthemum superbum 'Alaska' y Echinops bannaticus 'Blue Glow'

Estos hierbajos son Sporobolus heterolepis sobre un fondo de Leucanthemum y Echinops. Las semillas de las tres especies fueron sembradas el mismo día. ¿Queda claro lo diferente que puede ser el comportamiento dependiendo de la especie?

Kalimeris incisa

Al fondo Deschampsia flexuosa. En primer plano Eragrostis spectabilis, que después de germinar con fuerza se ha secado en su mayoría hasta quedar poco más que esto

Allium sphaerocephalon a punto de ser devorada por los Echinops

Echinops bannaticus 'Blue Glow' y Stipa gigantea
Cynara scolymus y Cynara cardunculus... alcachofas y cardo de toda la vida, vamos. 

6 comentarios:

  1. Yo diría que el resultado es estupendo!!
    Hay una satisfacción especial cuando consigues germinar determinadas plantas... y siempre sacas algo positivo incluso de los fracasos!
    Stipa siempre me ha germinado bien, diría que demasiado! le encanta mi zona de grava... pero no tengo la misma suerte con Echinops ritro, algo bastante curioso porque luego salen donde quieren.
    No conocía Digitalis ferruginea, un porte muy interesante, habrá que probar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ves, qué curioso, porque a mi los Echinops ritro me han germinado en una semana y desde entonces todo es crecer lozanos. En cambio Digitalis ferruginea no he conseguido que germine ni una, y eso que dicen que es una planta que germina muy bien y se reproducen en el campo bastante fácil. Bueno, seguiremos probando. Como dices de todo se saca algo positivo.
      Un saludo

      Eliminar
  2. ¡Madre mía! ¡¡pero si tienes un montón de plántulas!!! mi mayor problema con las semillas es que no tengo terraza (porque sí, yo también soy jardinera de fin de semana, jejejeje, y echo muchísimo de menos el jardín entre semana, que en mi caso está a 200 km de donde vivo) así que las amontono junto a las ventanas, ocupando los escritorios y las mesas que encuentro por toda la casa... y creo que debido a eso (no reciben suficiente iluminación ni ventilación) muchas semillas que germinan acaban dando plántulas de porte ahilado (por crecer buscando la luz) o se mueren debido al hongo del dumping off, que me trae por la calle de la amargura. Aún así he conseguido alguna que otra planta que he ido incorporando al jardín.
    Me encantan tus plantitas, te va a quedar estupendo el jardín.
    Por cierto, me identifico perfectamente con todo lo que has dicho, y al tema de que comprar tanta cantidad de planta es caro, yo añadiría el hecho de que encima es difícil o imposible encontrar muchas de las especies o variedades que queremos y que sí se venden en otros países algo más "jardineros". Aunque los viveros que yo tengo a mano están incorporando poco a poco nuevas plantas, debe de ser que no tienen mucha demanda, porque siempre venden lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora con el calorcito están creciendo que da gusto verlas. Como las planté muy pronto, tuve que tenerlas en el interior y mi terraza no es muy soleada, también he sufrido que se ahilen. El año que viene voy a sembrar algo más tarde para contar con más horas de luz.
      Y tienes toda la razón, sabía que se me olvidaba algo. Precisamente si empecé a sembrar este año fue porque era incapaz de encontrar en viveros alguna variedad. Y si la encuentras es en Holanda o Alemania, que con los portes se disparan los precios. Así que seguiré intentándolo, hasta que me echen de casa con todos mis tiestos :-)

      Eliminar
  3. Pero encontré mi alma gemela? Yo vivo a 75 kms pero también jardinera de fin de semana y cansada de fracasos dejé mi profesión de abogada después de 32 años y estudio en la Universidad de buenos Aires, tecnicatura en jardinería, ya aprobé 10 materias, aunque son 35, pero llegaré. Termino de comprar semillas de Mukhenbergia capilaris x Internet porque aquí se vende muy poco, cuál ha sido el resultado? Han llegado al cultivo? Alguna sugerencia o consejo? Felicitaciones jardinero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa. Muchas gracias por el comentario. A mi las Muhlenbergia capillaris se me han dado muy bien. Han germinado casi todas y se han desarrollado sin problemas. Además florecieron el primer año. Ya bien metidos en otoño producen su espiga rosa que es espectacular. Este año que estamos teniendo un otoño muy cálido, aún siguen dando color al jardín.
      Mucho ánimo con esos estudios y encantado.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...